Cómo mantener desinfectados los utensilios de cocina

Los estropajos, paños y esponjas de cocina son un agente potencial de acumulación y expansión de bacterias y patógenos. Por ello, debemos tomar medidas para reducir el riesgo de contaminación cruzada; la contaminación cruzada se puede generar, por ejemplo, con un paño de cocina que no está limpio, con el que procedemos a limpiar la encimera donde preparamos los alimentos, o el cuchillo que hemos utilizado para pelar hortalizas que no se ha limpiado y luego troceamos pan.
Como son utensilios tan útiles, se convierten en parte imprescindibles de nuestras cocinas, nos ayudan a limpiar, secar y trasladar, por ello debemos cuidar su higiene. No exageramos si os recomendamos cambiarlos a diario.
Según el Consejo de Higiene Global (Global Hiygiene Council ), muchas enfermedades se pueden prevenir llevando a cabo sencillas medidas de higiene. Solo la pila de la cocina contiene 100.000 bacterias más que el baño. Pero estos microorganismos están presentes en los lugares que podemos imaginar como el suelo, el cubo de la basura…y otros en lo que no tanto: tablas de picar, nevera e incluso, en nuestras bayetas y estropajos. (1)
Este Consejo se fundó en 2006, está formado por un grupo de los mejores expertos del mundo en la higiene y los campos relacionados con la higiene, incluyendo microbiología, virología, enfermedades infecciosas, inmunología y salud pública. Actualmente tiene 18 miembros de todo el mundo, cada uno con su propia experiencia científica específica.
Un estudio de la Universidad de Arizona, efectuado en 2014, descubrió que el 89% de los paños de cocina contenía bacterias coliformes, es decir que nueve de cada 10 paños de cocina usados en todo el mundo contienen los perores niveles de bacterias, motivo más que suficiente para vigilar nuestra higiene sobre este tema. (2)
La bacteria […]

Por |agosto 18th, 2016|Salud y alimentación|Comentarios desactivados en Cómo mantener desinfectados los utensilios de cocina

La acrilamida y su influencia en la alimentación

La Acrilamida es un compuesto orgánico de tipo amida, es blanca, inodora y cristalina, soluble en agua, etanol, éter y cloroformo. Se forma en alimentos durante su cocinado o procesado a altas temperaturas (especialmente en los productos que contienen almidón.  También es un componente del humo del tabaco. (1)
Puede producirse durante el proceso de calentamiento, cuando se alcanzan temperaturas de 120°C o más al freír, tostar o asar.
Esta sustancia sólo se usaba en procesos industriales como la fabricación de plásticos, colas, papel y cosméticos. La exposición fortuita de los trabajadores de estas industrias a niveles elevados llevó a su identificación como una Neurotoxina. (2)
En estudios con sistemas experimentales in vitro que incluían cultivos de células de mamífero, e in vivo con ratas y ratones, se ha demostrado que daña al material genético de la célula y que también induce tumores en ratas tras un largo periodo de administración.
Por todo lo expuesto anteriormente, se llega a la conclusión de que la Acrilamida es un genotóxico carcinógeno para el que no es posible determinar un nivel de exposición seguro. Se debe asumir que existe algún riesgo, aunque sea pequeño, incluso a niveles de exposición muy bajos. (3)
Otras pesquisas revelan que en la aparición de este elemento influye también la presencia de un aminoácido conocido como Aspargina
Una reacción entre esta y un azúcar reductor o carbonilo reactivo produce acrilamida (amida acrílica) en los alimentos cuando se calientan a temperatura suficientemente alta. Estos productos están presentes en frituras, como patatas al hilo, en hojuelas, y café tostado.  (4)
 
Fórmula química de la Aspargina

La Reacción de Maillard 
La reacción de Maillard es un conjunto de reacciones químicas que se producen entre las proteínas y los azúcares reductores que se dan al […]

Por |diciembre 29th, 2014|Salud y alimentación|Comentarios desactivados en La acrilamida y su influencia en la alimentación

¿Estas embarazada? Cuidado con las enfermedades transmitidas por los alimentos

Orígenes: http://pixabay.com/es/embarazo-futbol-etapa-Maracaná-335689/
Durante el embarazo el sistema inmunitario de la futura madre se  altera como consecuencia del desequilibrio hormonal. Este hecho hace que la mujer deba tener un especial cuidado con los alimentos que consume para prevenir enfermedades transmitidas por los alimentos, tampoco el sistema inmune del bebé no está lo suficiente maduro como para luchar contra los microorganismos o algunos metales.
Estas enfermedades pueden afectar a madre e hijo,  produciendo abortos espontáneo, partos prematuros o muerte del bebé antes del nacimiento, pudiendo también producir la muerte en la madre.
Los síntomas pueden notarse fácilmente y pueden ser vómitos, diarrea, dolor de estómago, pueden confundirse con una gripe intestinal. En otras ocasiones pasan desapercibidos por su levedad.
Tanto los microorganismos como algunos metales que podemos encontrar en los alimentos pueden atravesar la placenta y afectar el desarrollo del feto y provocarle en algunos casos la muerte.
Para prevenir estas enfermedades, se deben seguir unas buenas pautas de higiene alimentaria:

Lávate las manos  con abundante agua y jabón después de ir al baño, tocar animales aún cuando éstos convivan en tu domicilio, cambiar pañales, etc.
No manipules alimentos sin antes lavarte las manos, así como también después.
Asegúrate que las superficies de tablas de cortar, fregaderos, platos y otros utensilios de cocina como son los cuchillos, etc.  en los que prepares alimentos se han lavado con agua caliente y jabón después de preparar cada alimento y antes de pasar al siguiente. Utiliza una tabla para frutas y verduras y otra para alimentos como la carne el pescado, etc.
No permitas que tus mascotas tengan contacto con ninguna superficie donde se preparen o existan alimentos.
Desinfecta con lejía periódicamente las superficies de trabajo de la cocina. Debes retirar de la zona de trabajo lo más gordo, seguidamente enjabona […]

Por |agosto 24th, 2014|Dietas especiales|Comentarios desactivados en ¿Estas embarazada? Cuidado con las enfermedades transmitidas por los alimentos