• dna_genotipo PETIT
    Permalink Gallery

    El Genotipo Ahorrador y la predisposición humana a la obesidad

El Genotipo Ahorrador y la predisposición humana a la obesidad

Desde hace décadas un sin número de investigadores se ha volcado en la búsqueda y definición de los factores que predisponen al ser humano a sufrir Obesidad y las enfermedades que se le asocian, fundamentalmente la Diabetes Mellitus y el Síndrome Metabólico.
Quienes estudian la Genética de la Obesidad afirman de la existencia de genes -condicionados por factores ambientales y antropológicos- que pueden condicionar la aparición de un determinado Índice de Masa Corporal.
Hay que tener en cuenta que a esta predisposición genética es necesario agregar algunos factores, tales como:

La falta de actividad física
La “occidentalización alimentaria”
La inseguridad alimentaria
Factores culturales
Políticas económicas, que pueden hacer cambiar las variables aportadas por la Antropología.

En otras palabras, que los aspectos antes mencionados pueden “modificar” –por así decirlo- las “condiciones originales” de un tipo de población, hacerlas evolucionar y cambiar su fenotipo.

¿Qué es el fenotipo?
Un fenotipo es cualquier característica o rasgo observable de un organismo, como su morfología, desarrollo, propiedades bioquímicas, fisiología y comportamiento. La diferencia entre genotipo y fenotipo es que el genotipo se puede distinguir observando el ADN y el fenotipo puede conocerse por medio de la observación de la apariencia externa de un organismo. (1)

¿Y el Genotipo?
El genotipo se refiere a la información genética que posee un organismo en particular. En forma de ADN junto con factores ambientales que actúan sobre el ADN, determina las características del organismo, es decir, su fenotipo. Se define también como el conjunto de genes de un organismo y el fenotipo como el conjunto de rasgos de un organismo. (2)

La Teoría del Genotipo Ahorrador y la Epigenética
En la búsqueda de un “culpable” genético a la aparición de la Obesidad jugó un papel importantísimo el genetista estadounidense James Van Gundia Neel (1915-2000).
En los años 60 […]

Por |noviembre 20th, 2015|Salud y alimentación|Comentarios desactivados en El Genotipo Ahorrador y la predisposición humana a la obesidad

La Diabetes Tipo II

La Diabetes Mellitus Tipo II o no insulino-dependiente,  la más frecuente en el mundo, aparece asociada a la obesidad, los malos hábitos alimenticios, la predisposición genética y a un estilo de vida sedentario. A lo antes mencionado podemos sumar el estrés y la urbanización.

Cambiar este modo de vida en los inicios de la enfermedad es, en muchas ocasiones, la clave para controlarla

A la aparición de esta dolencia contribuyen además el excesivo consumo de bebidas azucaradas, grasas saturadas y ácidos grasos trans y los contaminantes orgánicos.

La característica que distingue a esta diabetes es la presencia en la sangre de niveles elevados de glucosa, lo cual puede desencadenar una serie de complicaciones en nuestra salud, entre ellas las cardiovasculares, circulatorias y de visión (retinopatía diabética), etc….

Cuando el organismo no puede procesar correctamente la insulina que produce el páncreas, se inicia el camino que desencadena la Diabetes, una enfermedad crónica que puede ser Tipo I, Tipo II y Gestacional.

“La consecuencia es que las células absorben menos glucosa y ésta se acumula en la sangre, sin que la insulina producida por el organismo, a pesar de que el páncreas la produzca en mayor cantidad, sea suficiente para lograr que éste pueda absorber los azúcares y se mantengan en el torrente sanguíneo. De este modo se produce un círculo vicioso que es el origen de la diabetes mellitus”. (1)

Lo cierto es que el número de personas afectadas está aumentando paulatinamente.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud:

Se calcula que en 2014 la prevalencia mundial de la diabetes* fue del 9% entre los adultos mayores de 18 años.
Se calcula que en 2012 fallecieron 1,5 millones de personas como consecuencia directa de la diabetes.
Más del 80% de las muertes por […]

Por |noviembre 18th, 2015|Salud y alimentación|Comentarios desactivados en La Diabetes Tipo II

Diabetes tipo II, cómo prevenirla y tratarla

Si buscamos en publicaciones especializadas encontramos que la Diabetes Mellitus se divide convencionalmente en tres tipos: la Diabetes tipo I, la Diabetes tipo II y la Diabetes Gestacional.
La Diabetes tipo II supone el 80-90% de los casos de diabetes. El número de afectados por esta patología está aumentando en todo el mundo de forma acelerada. Produce trastornos metabólicos caracterizados por una elevación inapropiada de la glucosa en sangre (hiperglucemia), que da lugar a complicaciones crónicas por afectación de grandes y pequeños vasos y nervios. (1)
Es una enfermedad conocida antes de la era cristiana. En el papiro de Ebers descubierto en Egipto y que data al siglo XV a. C., ya se describen síntomas que parecen corresponder a esta dolencia. Fue  Areteo de Capadocia quien, en el siglo II de la era cristiana, le dio a esta afección el nombre de diabetes, que significa en griego correr a través, refiriéndose al signo más llamativo que es la eliminación exagerada de agua por el riñón, expresando que el agua entraba y salía del organismo del diabético sin fijarse en él. (2)
Las bases genéticas y moleculares de la Diabetes Mellitus tipo II siguen estando poco definidas, pero se sabe que esta enfermedad se debe en su base a factores genéticos (concordancia en gemelos monocigóticos del 69-90 y en gemelos dicigóticos de 24-40) aunque estos están estrechamente relacionados en cuanto a su grado de expresividad con los factores ambientales ligados al estilo de vida como pueden ser el sobrepeso, la ingesta exagerada de alimentos, la relación de polisacáridos de absorción rápida o de absorción lenta consumidos, la actividad física realizada o la edad. (ibídem)

Causas de la Diabetes Mellitus tipo II  
La causa esencial de la aparición de la Diabetes tipo II […]

Por |agosto 4th, 2015|Alimentación equilibrada, Dietas especiales, Salud y alimentación|Comentarios desactivados en Diabetes tipo II, cómo prevenirla y tratarla