PNL La técnica del lenguaje y las emociones

La Programación Neurolingüística (PNL) es la técnica que provee a las personas de las herramientas que necesitan para que, por un lado, puedan identificar sus viejos patrones mentales y por el otro, cambiarlos de una manera rápida y efectiva.
De esta forma la persona o personas en cuestión consiguen sentirse mejor, lograr mejores resultados y ganar en calidad de vida. La PNL ayuda a la consecución de una idea preconcebida pero limitada por el “status quo” o por nuestra “zona de seguridad”. (1)
En otras palabras, ayuda a romper viejos esquemas y buscar nuevos caminos que hagan llegar a donde nos proponemos en un plazo de ejecución determinado, y de una manera asequible, realista y asimilable.
En términos académicos y según la Wikipedia es: “un modelo de comunicación interpersonal que se ocupa fundamentalmente de la relación entre los comportamientos exitosos y las experiencias subjetivas —en especial modelos de pensamiento— subyacentes. También constituye un sistema de terapia alternativa que pretende educar a las personas en la autoconciencia y la comunicación efectiva, así como cambiar sus modelos de conducta mental y emocional”. (2)
Las herramientas que utiliza la PNL se usan también en la comunicación empresarial (gestión y ventas) el deporte, relaciones interpersonales (convivencia familiar y de pareja), en el coaching (personal o de equipo) y en la oratoria.
El camino hacia una vida mejor

PNL y la alimentación
La PNL es utilizada también en las terapias relacionadas con el equilibrio alimentario y la pérdida de peso. Uno de sus objetivos es desechar los pensamientos negativos de la persona para abrir paso a nuevas posibilidades que le permitan marcar metas con menos esfuerzo y mayor efectividad.
Algunos estudiosos afirman: “La comida está relacionada con las emociones. La gente come porque está triste, estresada, ansiosa o alegre. […]

Por |noviembre 30th, 2014|Salud y alimentación, Terapias|Comentarios desactivados en PNL La técnica del lenguaje y las emociones

Claves para mantener el peso

Adelgazar no es únicamente sinónimo de hacer dieta, si solo te centras en lo que comes es posible que adelgaces, pero te será difícil mantener el peso.
Para mantener el peso es necesario cambiar de hábitos. Los hábitos de vida saludables tienen en cuenta, a parte de la alimentación, otros aspectos, algunos de los más importantes son el ejercicio físico y el equilibrio emocional.

El U.S Preventive Services Task Force llegó a la conclusión que lo más efectivo para perder peso es ayudar a cambiar el comportamiento con diferentes estrategias:

Realizar de 12 a 26 sesiones de seguimiento anuales
Marcar metas de pérdida de peso
Mejorar la nutrición y la dieta
Fomentar y programar una actividad física adecuada
Fomentar el autocontrol
Reflexionar sobre los miedos al cambio.

Seguro que has oído hablar del efecto YO-YO o EFECTO REBOTE, esta palabra define el circulo vicioso que se crea al hacer repetidamente dietas para compensar los excesos y no modificar los hábitos de comportamiento, dando lugar a un aumento mayor de peso que el que se tenía cuando se realizó la primera dieta de adelgazamiento.

Cuanto más extrañas y restrictivas sean las dietas, te está indicando que no podrás incorporarlo en tu vida cotidiana razón por la que al cabo de un tiempo de abandonarla estarás en el punto de partida pero con el agravante que habrás aumentado de 2 a 4 quilos el peso inicial, reforzando éste patrón. Las dietas mágicas, está claro,  que no funcionan para adelgazar y además no existen.
Estas dietas mágicas acostumbran a ser muy restrictivas y poco variadas. Se desaconsejan, entre otros,  básicamente por los siguientes motivos

El efecto yo-yo que provocan
Pueden causar problemas de salud (hipertensión, cálculos biliares, aumento de los factores de riego cardiometabólico en mujeres)
Pérdida de masa muscular si no […]

Por |junio 14th, 2014|Alimentación equilibrada|Comentarios desactivados en Claves para mantener el peso

¡Adiós al comer emocional!

En numerosas ocasiones, detrás de un aumento de peso o de la obesidad, existen otros aspectos no tan visibles pero que deben tenerse en cuenta: LAS EMOCIONES.
Desde que nacemos el acto de comer está presente. Es un acto de supervivencia, cultural y social. Según la Dra. Mónica Katz “Es una herramienta imprescindible al servicio de la regulación del placer y el estrés”..
Ya desde la lactancia aprendemos hábitos y actitudes frente a la comida, que conformaran nuestra personalidad alimentaria. Nuestros padres, abuelos y nuestro entorno nos enseña que es bueno para nosotros, de ahí que es muy importante la educación en el seno familiar. No podemos pretender que nuestros hijos coman saludablemente si lo que predomina en nuestra mesa son alimentos superfluos.
La alimentación y las emociones se afectan mutuamente en un camino de  doble sentido. Una alimentación deficiente alterará las funciones cerebrales por un déficit nutricional, que a su vez afectará a los estados emocionales y a la inversa
 

En función de nuestro estado de ánimo elegiremos los alimentos que comemos y regularemos la cantidad que ingerimos restriccionando o en ocasiones consumiendo en exceso.
El estrés, el aburrimiento y la tristeza puede forzarnos a comer compulsivamente o a reducir nuestras ganas de comer.
Por medio de la comida se intentan satisfacer nuestros sentimientos, emociones o sensaciones llevándonos a un aumento de peso o en otras ocasiones a pérdidas excesivas. No es lo mismo tener hambre que tener HAMBRE EMOCIONAL.
Como reconocer el HAMBRE EMOCIONAL?

ARREBATO REPENTINO
DIRIGIDO HACIA UN ALIMENTO CONCRETO
NO PUEDE ESPERAR
SIGUES COMIENDO SIN HAMBRE
SENSACIÓN DE CULPA TRAS HABER COMIDO

Una dieta adaptada a tus necesidades junto con el coaching dietético te ayudará a no reaccionar de forma automática delante de tus emociones y aumentar tu capacidad reflexiva. Poco a […]

Por |junio 9th, 2014|Alimentación equilibrada|Comentarios desactivados en ¡Adiós al comer emocional!