La obesidad en el mundo asciende a un ritmo verdaderamente alarmante, el número de personas afectadas por esta enfermedad –crónica y de origen multifactorial prevenible- se incrementa a pasos agigantados, no sólo en las naciones más industrializadas sino también en los denominados países en desarrollo.

Los “tentáculos” de la obesidad se extienden, lamentablemente, a seres humanos de todas las edades y de diferente condición socio-económica, por lo cual, nadie queda exento de padecerla. La OMS define como obesidad cuando el IMC (índice de masa corporal, cociente entre la estatura y el peso de un individuo al cuadrado) es igual o superior a 30 kg/m². También se considera signo de obesidad un perímetro abdominal en hombres mayor o igual a 102 cm y en mujeres mayor o igual a 88 cm. (1)

Entre las principales características que distinguen a la obesidad destaca el exceso de grasa corporal (hipertrofia general del tejido adiposo) que va acompañada de un incremento notable del peso, por este motivo siempre van asociados sobrepeso/obesidad, causantes de la muerte cada año de unos dos millones de personas en el mundo.

Causas de la obesidad :

  • Consumo excesivo de nutrientes
  • Estilo de vida sedentario
  • Comida rápida rica en energia, grasas saturades y azúcares
  • Estrés y sueño insuficiente
  • Combinación de factores genéticos y ambientales
  • Predisposición genética
  • Enfermedades endocrinas
  • Algunos tratamientos médicos con esteroides o antipsicóticos atípicos
  • Consumo de alimentos congelados densos en calorías
  • Cambios hormonales (menopausia)

Consecuencias:

  • Incrementos metabólicos
  • Enfermedades cardiovasculares
  • Diabetes Mellitus
  • Hipertensión Arterial
  • Intolerancia a la glucosa
  • Ansiedad, depresión y pérdida de autoestima
  • Desórdenes alimentarios

Contorno de siluetas representando: saludable, sobrepeso, y obeso

Obesidad, autoestima y problemas emocionales

Es normal asociar la obesidad con la pérdida de autoestima, pero no es tan común hacerlo a la inversa. Lo cierto es, que los investigadores dan por buenas ambas vertientes. Realmente cuando se unen lo físico y los psíquicos, la situación se complica.

En ello influyen también los patrones que impone la sociedad (moda, peso, tendencias en general) por ejemplo: La belleza del Renacimiento está reñida con los cánones actuales, en ocasiones, de excesiva delgadez.

Un estudio publicado por la revista BMC Medicine, titulado Estudio de Cohorte de Nacimientos Británicos en los 70s demostró que los niños de 10 años de edad con baja autoestima tendían a ser más gordos siendo ya adultos (2).

Los científicos del King´s College de Londres observaron el comportamiento de 6500 individuos hasta su adultez, con mediciones de su IMC y evaluando sus problemas emocionales. El resultado: los niños con baja autoestima y poco control sobre sus vidas tuvieron más tendencia a incrementar su peso.

Tras confirmar su hipótesis, los estudiosos británicos insistieron en la importancia de contar con un tratamiento temprano para combatir la obesidad y demostraron que los problemas emocionales juegan un papel importante, junto con factores como el IMC de los padres, la dieta y el ejercicio (3)

Pero….qué es la Autoestima?
No es más que el conjunto de percepciones, pensamientos, evaluaciones, sentimientos y tendencias de comportamiento dirigidas hacia nosotros mismos (…) Concierne a nuestro ser, a nuestra manera de actuar y al sentido de nuestra valía personal. Por lo tanto, puede afectar a nuestra manera de estar, de actuar en el mundo y de relacionarnos con los demás. (4)

La obesidad puede llevar a tener baja autoestima. El hecho de que la persona no pueda realizar determinados esfuerzos o tener un aspecto físico puntual, puede derivar en comentarios desafortunados, los cuales acaban siendo interiorizados por el afectado y afectando su psique.

Por lo tanto, es imprescindible que los profesionales de la salud efectúen una intervención psicológica eficiente en pacientes con obesidad.

Qué actitud debemos asumir?

  • Conócete bien, si te equivocas rectifica y sigue adelante
  • Cuídate siempre
  • Mira siempre lo bueno que hay en ti
  • Lucha contra las adversidades, no te rindas
  • La obesidad es un problema que tiene tratamiento y se puede solucionar, debes creer en ti
  • No dependas de las opiniones de otros
  • Para enfrentar la obesidad y problemas de control de peso debes adoptar nuevos hábitos
  • No realices cambios bruscos en la dieta sin la supervisión de un especialista, puede provocar el efecto contrario a lo que deseas
  • Lleva un estilo de vida saludable (no alcohol, tabaco o drogas) y haz ejercicios, éstos incrementan la fuerza de los músculos, los tendones y los ligamentos
  • Come sano, bajo en sal y en grasas
  • Bebe mucha agua
  • Elimina la denominada “comida rápida o basura”
Pixabay.com. CC0 Public Domain

Pixabay.com. CC0 Public Domain

 

Bibliografía digital

 

Otras fuentes consultadas

  • http://psicovivir.com/
  • http://psicopedia.org/
  • http://www.guiaobesidad.com/
  • http://www.enbuenasmanos.com/
  • http://www.redalyc.org/
  • http://revistas.um.es/Vol. 7, Núm. 2 (2008)

 

Imágenes digitales

Foto destacada: Pixabay.com. CC0 Public Domain

Siluetas: Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=1801578

Manzana: Pixabay.com. CC0 Public Domain

¿Te gusta? Comparte en...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone