El tema de los alimentos transgénicos o modificados genéticamente es sumamente difícil. Como todo tópico que invita a la reflexión y al debate se vuelve complicado hablar de él y abordar todas las aristas que lo rodean.

Hay que diferenciarlos de los híbridos, que son desarrollados por cruces a través de métodos convencionales que se realizan en variedades iguales o similares. (1)

Algunas fuentes definen a los transgénicos como organismos creados artificialmente, que se insertan en otros para crear uno nuevo. Otras los definen como “la respuesta al hambre mundial”, mientras que una gran parte critica su aparición pues –afirman- dota de infinitas ventajas a los gigantes de la Biotecnología mundial, cuya actuación responde fundamentalmente a intereses comerciales.

Un organismo genéticamente modificado 

transgenicos-etiquetadoLos alimentos transgénicos son aquellos que han sido producidos a partir de un organismo modificado mediante ing eniería genética y se le han incorporado genes de otro organismo para producir las características deseadas. En la actualidad tienen mayor presencia de alimentos procedentes de plantas transgénicas como el maíz o la soja. (2)

Es decir, que no se han producido debido a una acción recombinante correcta ni a la reproducción natural, sino que son el resultado de la inserción de una fracción de ADN de un organismo en otro, de la detección de este último de las nuevas proteínas y de la “asimilación” de un nuevo rasgo o función debido a la alteración genética inducida.

El cultivo transgénico se clasifica por algunos organismos internacionales y otros No Gubernamentales dentro de la llamada “agricultura industrial”, por el uso de la biotecnología para lograr producciones a gran escala, rociadas por abundante cantidad de plaguicida, el cual perjudica los ecosistemas naturales.

“Hay quienes justifican todo esto en aras de “acabar con el hambre” en el planeta, pero la realidad es que los cultivos modificados genéticamente no alimentan al mundo: el 99% de los agricultores no los cultivan, y el 97% de la superficie agrícola mundial sigue libre de ellos”, afirma Greenpeace. (3)  Otros denuncian riesgos ecológicos y para la salud humana por la aparición de alergias, intoxicaciones y la aparición de nuevas plagas más resistentes.

Lo cierto es, que los OMG (MGO por sus siglas en inglés) siguen en el centro del debate entre ecologistas, científicos y las grandes industrias.

La aparición en el mercado de las semillas transgénicas ha llevado a los agricultores a depender de ellas, puesto que no son reutilizables.

Riesgos para la salud humana

Transgenicos

  • Recombinación de virus y bacterias dando origen a nuevas enfermedades.
  • Transferencia de la resistencia a antibióticos.
  • Generación de alergias.
  • Mayor nivel de residuos tóxicos en los alimentos.
  • Efectos desconocidos y no previsibles, incluso mortales.
  • Efectos secundarios de farmacéuticos transgénicos.

Los alimentos transgénicos generalmente se consideran seguros; sin embargo, no ha habido pruebas adecuadas para garantizar la total seguridad. No existen informes de enfermedades o lesiones debido a estos alimentos. Cada alimento transgénico nuevo tendrá que evaluarse de manera individual. (4)

La biotecnología agrícola puede concebirse de dos formas:

  • como un complemento científico a la agricultura convencional, que ayuda, por ejemplo, a los programas de mejora de plantas, y
  • como una desviación drástica de la agricultura convencional que permite la transferencia de material genético entre organismos que en situación normal no se mezclarían (5)

Propuestas y soluciones

transg

La agricultura ecológica y la gestión sana de los recursos locales, además de la Selección Asistida por Marcadores (SAM), son las alternativas propuestas a los cultivos transgénicos. Cada vez más se incrementa el número de explotaciones agrícolas ecológicamente sostenibles, capaces de producir una cantidad de alimentos suficiente como para surtir grandes poblaciones. Muchos países apuestan por la seguridad alimentaria y garantizar una buena calidad de vida a agricultores y consumidores.

A partir del 18 de abril 2004 entró en vigor en toda la Unión Europea una normativa sobre etiquetado de alimentos manipulados genéticamente destinada a garantizar el derecho a elegir del consumidor y que va a permitir por vez primera hacer un seguimiento -aunque de forma insuficiente- de sus efectos sobre la salud. (6)

Los OMG comercializados en Europa son 18, pero de ellos sólo ocho son utilizados en la alimentación humana y animal, que son el maíz (con cuatro variedades), la soja y la colza (tres variedades).

¿Que podemos hacer los consumidores?

Como consumidor responsable, es necesario que leas las etiquetas de los alimentos y que rechaces aquellos que contengan OMG. La mejor forma de manifestar tu poder es no comprando aquello que puede ser perjudicial para la salud.  La mejor opción es comprar productos de proximidad, ecológicos y de temporada.

En este link encontrarás la lista de alimentos, editada por greenpeace, que debes evitar: http://www.greenpeace.org/espana/Global/espana/report/transgenicos/2014/greenpeace_16102014_guia_roja_verde.pdf

Bibliografía

Fotos

  • Foto destacada: www.medicinajoven.com
  • Tomates: econcientiza.blogspot.com
  • Mazorca: www.infoagro.com
  • Manzana: www.sanar.org
¿Te gusta? Comparte en...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone