Desde que tenemos conciencia sabemos de la importancia de los alimentos para vivir, pero no fue hasta el siglo pasado que comenzamos a perfilar estas investigaciones y a “contabilizar”  por así decirlo, la cantidad de nutrientes que necesitamos para llevar una existencia saludable.

A partir del momento en que los estudios sobre nutrición se fueron profundizando, revisando y actualizando comenzaron a aparecer datos fehacientes sobre la importancia de mantener la calidad de los alimentos que consumimos, no sólo en lo que a conservación se refiere, sino en cuanto a la cantidad de vitaminas y minerales que deben contener.

Es sabido que algunos alimentos “pierden” varios componentes durante el proceso de producción o envasado, o sencillamente no los poseen de forma natural, y otros, no son aptos para personas que padecen algunos tipos de enfermedades, alergias o intolerancias.

La ciencia se ha volcado para atender y resolver estas particularidades, de ahí el surgimiento de los denominados Alimentos Funcionales, los Enriquecidos y los Fortificados. De ello trata nuestro post.

Es importante recordar que la Educación y la Prevención juegan un papel primordial a la hora de difundir los conocimientos necesarios para que la población adquiera hábitos de vida y alimentación saludables. De ahí el surgimiento de los conceptos de nutrición óptima o saludable. 

“La nutrición es el proceso biológico en el que los organismos asimilan los alimentos y los líquidos necesarios para el funcionamiento, el crecimiento y el mantenimiento de sus funciones vitales (…) Como ciencia (…) estudia todos los procesos bioquímicos y fisiológicos que suceden en el organismo para la asimilación del alimento y su transformación en energía y diversas sustancias. Lo que también implica el estudio sobre el efecto de los nutrientes sobre la salud y enfermedad de las personas”. (1)

 

Enriquecer los alimentos

Enriquecer los alimentos

Alimentos funcionales 

Los Alimentos funcionales son: “aquellos que se consumen como parte de una dieta normal y contienen componentes biológicamente activos, que ofrecen beneficios para la salud y reducen el riesgo de sufrir enfermedades”. (2)

Este “nuevo concepto” alimentario surgió en Japón en los años 80 del pasado siglo y se ha extendido a los Estados Unidos y a Europa, en ese orden. De hecho el país nipón se sitúa a la cabeza del mundo en cuanto a legislación sobre Alimentos funcionales.

Los alimentos funcionales nacen en parte, como una respuesta al incremento de ciertas enfermedades relacionadas con el estilo de vida moderno y se han convertido en una importante alternativa para mejorar la nutrición y la salud pública. (3)

Características 

  • Pueden ser alimentos naturales o alimentos a los que se le ha agregado o retirado un componente.
  • Se consumen como parte de una dieta normal o usual.
  • Están compuestos por componentes naturales (en oposición a los sintéticos) aunque es posible que se encuentren en concentraciones no naturales o en alimentos que normalmente no los contienen.
  • Son alimentos a los que se les ha modificado la naturaleza de uno o varios componentes.
  • Ejercen un efecto positivo en funciones orgánicas.
  • Mejoran el estado de salud y la calidad de vida, que incluye el rendimiento físico, psicológico y de comportamiento.

A pesar de las cualidades de los Alimentos funcionales, éstos no se deben confundir con los medicamentos, pues no son sustitutivos de ellos. 

Enriquecer los alimentos

Existen otras formas para denominar a estos alimentos, entre ellos cuentan: nutracéuticos, farmalimentos, productos fitoquímicos, alimentos de diseño  y alimentos para usos específicos saludables.

Los alimentos nutraceúticos 

Se trata de un grupo de alimentos, como la leche, los zumos, las margarinas o los cereales, que se utilizan como vehículo para la administrar sustancias que benefician nuestra salud y que aparecen cada vez más en los mercados y supermercados. Entre ellos cuentan los que han sido mejorados con probióticos y prebióticos, los yogures y margarinas con estanoles y fitosteroles, los lácteos con tonalín y los yogures enriquecidos con  evolus.

Los alimentos enriquecidos y fortificados 

El alimento enriquecido es aquel al que se han añadido aquellos nutrientes perdidos durante el proceso industrial para que no mengüe su calidad y valor nutricional. En cambio, los fortificados son aquellos que no contienen (por naturaleza propia) determinados componentes y se le adicionan para mejorar sus cualidades.

Todos estos novedosos alimentos se pueden consumir sin problemas, siempre y cuando formen parte de una dieta equilibrada y acompañados de un estilo de vida saludable. Ayudan a mejorar la salud y prevenir enfermedades. Actúan a varios niveles, modifican y equilibran algunas funciones, regulan el estrés y reducen el apetito.

 

Nutraceuticos

Bibliografía digital 
  1. Wikipedia.org
  2. http://www.eufic.org
  3. http://orinoquia.unillanos.edu.co

 

Otros sitios consultados 

 

Fotos digitales 
  • Imagen destacada: crescenti.es
  • Mano: zonahydra.com
  • Alimentos y pasta: virginactive.es
  • Cereales: www.cenlaspalmas.com
¿Te gusta? Comparte en...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone