Escuchamos hablar con frecuencia de los malos hábitos y del papel que juegan en que tengamos una mejor o peor calidad de vida. Se definen como: “aquellas acciones o conductas negativas que son repetidas por una persona de un modo sistemático. Estas acciones o conductas tienen consecuencias negativas en la salud, traen daños irreparables, son difíciles de corregir y conllevan a tener una peor calidad de vida “. (1)
Entre los más comunes podemos nombrar: el abuso del alcohol, de la exposición al sol, el tabaquismo, la obesidad, una rutina sedentaria y la mala alimentación, esta última se refiere a que escogemos mal el tipo, la calidad y la cantidad de los nutrientes que ingerimos.
Las enfermedades “estrella” en este siglo XXI y responsables del mayor número de muertes en el denominado Primer Mundo, son: las cardiovasculares, el cáncer, las dolencias respiratorias y la diabetes, muchas de ellas relacionadas con la mala alimentación, con algunas adicciones (como el tabaco y el alcohol) y la ausencia de ejercicios físicos.
Este panorama se “agrava” por la presencia –a veces excesiva en nuestras vidas- del coche, el ordenador, los ascensores y rampas o escaleras eléctricas.
Un estudio reciente señala que el sedentarismo produce el doble de muertes que la obesidad, es por ello que el ejercicio físico es indispensable si se pretende llevar una vida sana y, además, guarda muchos otros beneficios como pasar tiempo al aire libre, divertirse, relajarse o relacionarse. (2)
A continuación relacionamos otros hábitos que tenemos y desarrollamos a diario, a veces sin percatarnos:
  • No dormir lo suficiente
  • Comer pocas frutas y vegetales
  • Escuchar música a volumen alto
  • Eliminar completamente la grasa de la dieta.
  • El excesivo cuidado del cuerpo te puede conducir a la bulimia y anorexia
  • Exceso de sal en nuestras comidas
  • No cuidar la vista
  • Vivir dominados por el estrés
  • Saltarse las comidas
  • No hacer caso a los síntomas e informaciones que nos da nuestro cuerpo
  • Tomar el sol en exceso y sin tomar precauciones
  • Comer excesivos alimentos refinados, almidones y azúcares
  • No aceptar los riesgos
  • Falta de hidratación
  • Morderse las uñas
  • Rechinar los dientes (bruxismo)
Ciclismo montaña Pixabay.com

Ciclismo montaña Pixabay.com

La OMS ha creado un plan para reducir el 25% de estas muertes prevenibles en 2025 y para ello propone reducir las grasas trans sustituyéndolas por poliinsaturadas, que se encuentran en el pescado y los frutos secos, y eliminar anuncios publicitarios que fomenten el consumo de alcohol y tabaco. (3)

De otro lado, hemos conocido que La Agencia Español a de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) y la Fundación Alimentum firman un convenio de colaboración para el desarrollo de un Plan de fomento de Hábitos de Vida Saludables en la Población Española (Plan HAVISA).

De acuerdo con la misma fuente habitosdevidasaludables.com este proyecto está dirigido a crear e impulsar un plan de comunicación para promover una alimentación saludable y la práctica diaria de ejercicios. (4)

Para tener una vida mejor recomendamos

  • Una alimentación variada y equilibrada
  • Comer en función de las necesidades nutricionales y el gasto energético
  • Seguir normas básicas de higiene personal y en la manipulación de los alimentos
  • Evitar consumir tabaco, alcohol y drogas
  • Practicar ejercicio de forma habitual
  • Dormir y descansar adecuadamente
  • Mantener unas normas básicas de higiene personal
  • Mantenerse activo física y mentalmente
  • Ser positivo
  • Desarrollar tu personalidad
  • Relacionarte con tus familiares y amigos

También os sugerimos

  • Fijar la vista de vez en cuando por unos segundos en un lugar fuera del ordenador o televisor
  • Cuando puedas desconecta del mundo, así evitarás insomnio, alteraciones en tu apetito y otros trastornos digestivos, tales como la gastritis
  • Descansa para evitar problemas psiquiátricos y médicos
  • Dedica unos minutos en la oficina o en casa (si estás mirando la tele) a ponerte de pie y estirar las piernas. Caminar unos pocos metros siempre ayuda
  • Si tienes que dejar la sal opta por el limón, las hierbas aromáticas y las especias
Desayuno Pixabay.com

Desayuno Pixabay.com

Cómo prevenir enfermedades 

Llevar una vida adecuada, mantener una alimentación correcta y sin excesos –desde los primeros años de vida- es la clave para tener una buena salud.  Si llevamos un estilo de vida plagado de malos hábitos y queremos dar un vuelco a esa situación, el primer paso es cambiar la actitud y el comportamiento.

Recordad, se debe evitar a toda costa ingerir la denominada “comida basura”, las grasas, los altos niveles de azúcar, también las situaciones de estrés y el cansancio extremo. Lo ideal es mantener una alimentación sana con la ingesta de verduras, frutas, cereales integrales, semillas y frutos secos.

Bibliografía digital 
  1. http://ecancerlatinoamerica.org/
  2. http://www.ecoportal.net/
  3. ibídem
  4. http://www.habitosdevidasaludables.com/
Otra bibliografía consultada 
Imágenes digitales 
  • Pixabay.com
¿Te gusta? Comparte en...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone