Psiconeuroinmunología

La Psiconeuroinmunología (PNI) es la ciencia que estudia la conexión que existe entre el pensamiento, la palabra, la mentalidad y la fisiología del ser humano.

El pensamiento y la palabra son una forma de energía vital que tiene la capacidad (ha sido demostrado de forma sostenible) de interactuar con el organismo y producir cambios físicos muy profundos. (1)

En resumen abarca las relaciones entre la mente y el cuerpo, y su incidencia en la fisiología humana. Al ser una ciencia de “amplio espectro” –por denominarla de alguna manera- aglutina y trabaja junto a diversas disciplinas relacionadas con la salud.Pisoneuroinmunologia factors_bio_psico_socials

Los tres pilares para explicar y entender la Psiconeuroinmunología son los fuertes nexos que existen y coexisten entre el Sistema Nervioso, el Sistema Inmune y el Sistema Endocrino.

La PNI investiga, sobre todo, el funcionamiento fisiológico del sistema neuroinmune, los trastornos del sistema neuroinmune y las características físicas, químicas y fisiológicas, principalmente, de los componentes detectables en sangre periférica del sistema neuroinmune en laboratorio (in vitro), en el organismo vivo (in vivo) o en el lugar donde se desarrolla la investigación (in situ). (2)

Los científicos aseveran que una persona optimista, segura de sí misma, decidida, ilusionada y  comprometida puede hacer realidad sus “sueños” con mayor rapidez y firmeza que otra, dominada por la desazón, la tristeza o la inseguridad.

Se ha demostrado en diversos estudios que un minuto entreteniendo un pensamiento negativo deja el sistema inmunitario en una situación delicada durante seis horas. El distrés, esa sensación de agobio permanente, produce cambios muy sorprendentes en el funcionamiento del cerebro y en la constelación hormonal. (3)

Psiconeuroinmunología y alimentación

cerebroEl tipo de alimentación incide directamente en nuestro organismo, junto al estrés, los traumas psico-emocionales o el entorno familiar y social. Las variaciones bruscas en los factores antes mencionados pueden provocar cambios hormonales, los cuales pueden manifestarse con la aparición de fatiga y daño muscular.

En el intestino se encuentra aproximadamente el ochenta por ciento de nuestro sistema inmune. Los alimentos que comemos y cómo absorbemos sus nutrientes es de vital importancia para nuestra salud.

Las funciones digestivas están controladas por el sistema nervioso y por tanto muy influenciado por el nivel de activación emocional, la adrenalina, el estrés o las técnicas de relajación.

“La mayoría de los trastornos funcionales del sistema digestivo están muy vinculados a la esfera emocional: Síndrome intestino irritable, la dispepsia (desde digestiones pesadas, saciedad precoz, sensación de ardor o dolor de estómago, hinchazón abdominal) empeoran en situaciones de estrés emocional y mejoran en épocas de estabilidad y con técnicas de relajación”. (4)

Es evidente que una vida mental equilibrada, con pensamiento positivo y las buenas relaciones sociales, mantiene el sistema inmune en condiciones óptimas de funcionamiento y ello incide en los distintos procesos fisiológicos que tienen lugar en el cuerpo humano, y entre ellos, la nutrición.

El mundo científico considera que abordar e investigar con objetividad el desarrollo BioPsicoSocial de los individuos, es la llave para la solución de las patologías de la sociedad occidental.

Para ello, cuentan con el estudio de la Nutrición como medicamento, del Ejercicio Físico como herramienta terapéutica, de la Psicología y las Terapias Breves como estrategia y del aprendizaje del Proceso Diagnóstico dentro de un marco BioPsicoSocial.

Bibliografía
Imágenes 
Foto destacada: imagenessincopyright.com
Proceso de enfermar: Institut de Terapia Neural
Conexión inter-neuronal: publi-webs.com
 
¿Te gusta? Comparte en...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone