Es indudable que las situaciones de estrés crónico o de fatiga pueden llegar a afectar profundamente el rendimiento y la vida cotidiana de las personas. Ambos se desencadenan debido a la acumulación de factores que generan, como respuesta, una reacción fisiológica del organismo.

El estrés es un “síntoma provocado por alguna situación en problema, los síntomas son algunos notables, como el nerviosismo o estar inquieto. Otros, no tan notables, como la aceleración del corazón, las pupilas dilatadas, la sudoración, la piel se torna ribosa y se erizan los vellos de la piel”. (1)

La fatiga suele ser un estado normal y no patológico. Los esfuerzos físicos o emocionales, al igual que la falta de sueño, hacen que una persona pueda sentir fatiga. La fatiga y el cansancio generalizados sin causas aparentes pueden ser un signo de alguna enfermedad. (2)

El Dr. Antonio Cano Vindel, presidente de la Sociedad Española para el estudio de la Ansiedad y el Estrés (SEAS), precisa en un artículo titulado “La Naturaleza de Estrés” que la definición del término estrés ha sido muy controvertida desde el momento en que se importó para la psicología por parte del fisiólogo canadiense Selye (1956).

Según Cano Vindel, el estrés ha sido entendido como:

  • reacción o respuesta del individuo (cambios fisiológicos, reacciones emocionales, cambios conductuales, etc.)
  • estímulo (capaz de provocar una reacción de estrés)
  • interacción entre las características del estímulo y los recursos del individuo. Esta última es la más aceptada.

Rosa Guerrero, terapeuta y autora de ‘Remedios naturales para el estrés y la fatiga’ (Editorial RBA), explica en un artículo publicado en Infosalus.com que: frente a diversas situaciones de la vida cada persona responde de manera diferente. “Un estilo de vida que choca con la estructura de nuestra personalidad provoca estrés y debe ser modificado, de lo contrario acabaremos siendo víctimas del estrés crónico y la fatiga. (4)

?????????

El yogurt es uno de los alimentos recomendados para recuperar el equilibrio nervioso y la energía. Se debe agregar a la dieta paulatinamente. Puede consumirse sin grasa, sin azúcar y sin lactosa.

Consejos para reducir la fatiga:

  • Dormir bien.
  • Dieta saludable y bien balanceada.
  • Beber abundante agua.
  • Hacer ejercicios y aprender formas de relajación.
  • Cambiar las situaciones estresantes.
  • Tome vitaminas (siempre bajo prescripción médica).
  • Evite el consumo de alcohol, tabaco y drogas.

Alimentos que coadyuvan a combatir el estrés:

  • Aguacate: Contiene ácidos grasos esenciales, fosfolípidos y vitamina B6, nutrientes necesarios para el buen funcionamiento de las neuronas.
  • Avena: Aporta glucosa, ácidos grasos, fósforo, lecitina y vitamina B1. Ayuda a combatir el nerviosismo, la fatiga o el agotamiento mental, el insomnio y la depresión. Contiene el alcaloide avenina, de suave acción sedante.
  • Cereales integrales: Contienen vitaminas del grupo B, minerales y oligoelementos de los que carecen los productos refinados y que son imprescindibles para el equilibrio del sistema nervioso.
  • Frutos secos: nueces, piñones, anacardos y almendras, los más recomendables.
  • Garbanzos: Aportan proteínas, hidratos de carbono y vitaminas del grupo B, nutrientes necesarios para ayudar al organismo a hacer frente al estrés.
  • Germen de trigo y levadura de cerveza: Ricos en vitaminas del grupo B.
  • Sésamo: Las semillas de sésamo contienen una amplia variedad de principios nutrientes de alto valor biológico.
  • Verduras frescas: Su riqueza en vitaminas y minerales naturales ayuda a equilibrar el organismo.
  • Yogur: Contiene bacterias que aumentan la producción de factores vitamínicos del grupo B en el colon, como la biotina, la colina y el ácido pantoténico, también necesarios para las neuronas. (5)
20120521001818

Zumo de apio

El estrés es uno de los problemas de salud que la mayoría de las personas sufren durante alguna etapa de su vida. Su origen en multicausal. Propicia el envejecimiento, enfermedades degenerativas, cardiovasculares, diabetes y algunos tipos de cáncer. Es importante controlar el estrés y de –necesitarlo- buscar ayuda de un profesional.

Actualmente tienes un abanico muy amplio de técnicas y/o terapias que pueden ayudarte:

  • Acupuntura y auriculopuntura
  • Flores de Bach
  • Relajación y meditación
  • Reiki
  • Técnicas manuales (masajes, reflexoterapia podal)
  • Hipnosis y relajación inducida
  • Yoga
  • EFT
  • ….

 

Infusión

Infusión

Bibliografía digital

Fotos

  • Foto destacada: zefirodelcielo.blogspot.com
  • Yogurt piña y fresa: laiveesvida.com
  • Zumo de apio: mujer.hispavista.com
  • Infusión de manzanilla: mundoasistencial.com
¿Te gusta? Comparte en...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone