Sin Copyright: Esta imagen está en dominio público, por deseo expreso del autor, por TC-Torres, que permite su uso para fines personales y comerciales, además de la creación de obras adaptadas a partir de la imagen original. Origen: http://pixabay.com/es/embarazo-futbol-estadio-maracana-335689/
Orígenes: http://pixabay.com/es/embarazo-futbol-etapa-Maracaná-335689/

Durante el embarazo el sistema inmunitario de la futura madre se  altera como consecuencia del desequilibrio hormonal. Este hecho hace que la mujer deba tener un especial cuidado con los alimentos que consume para prevenir enfermedades transmitidas por los alimentos, tampoco el sistema inmune del bebé no está lo suficiente maduro como para luchar contra los microorganismos o algunos metales.

Estas enfermedades pueden afectar a madre e hijo,  produciendo abortos espontáneo, partos prematuros o muerte del bebé antes del nacimiento, pudiendo también producir la muerte en la madre.

Los síntomas pueden notarse fácilmente y pueden ser vómitos, diarrea, dolor de estómago, pueden confundirse con una gripe intestinal. En otras ocasiones pasan desapercibidos por su levedad.

Tanto los microorganismos como algunos metales que podemos encontrar en los alimentos pueden atravesar la placenta y afectar el desarrollo del feto y provocarle en algunos casos la muerte.

Para prevenir estas enfermedades, se deben seguir unas buenas pautas de higiene alimentaria:

  • Lávate las manos  con abundante agua y jabón después de ir al baño, tocar animales aún cuando éstos convivan en tu domicilio, cambiar pañales, etc.
  • No manipules alimentos sin antes lavarte las manos, así como también después.
  • Asegúrate que las superficies de tablas de cortar, fregaderos, platos y otros utensilios de cocina como son los cuchillos, etc.  en los que prepares alimentos se han lavado con agua caliente y jabón después de preparar cada alimento y antes de pasar al siguiente. Utiliza una tabla para frutas y verduras y otra para alimentos como la carne el pescado, etc.
  • No permitas que tus mascotas tengan contacto con ninguna superficie donde se preparen o existan alimentos.
  • Desinfecta con lejía periódicamente las superficies de trabajo de la cocina. Debes retirar de la zona de trabajo lo más gordo, seguidamente enjabona y aclara, una vez hayas hecho esto, desinfecta con lejía dejándolo actuar de 10 a 15 minutos y vuelve a aclarar con abundante agua.
  • Si tienes tablas de cortar que estén gastadas ya sean de plástico, madera o acrílicas, debes cambiarlas porque en sus grietas sobreviven bacterias.
  • Para secar líquidos de las superficies de la cocina utiliza papel absorvente desechable. No te seques las manos con un trapo de cocina que hayas usado para secar jugos de carnes, pescado o pollo.
  • Limpia con agua caliente y jabón líquido tu refrigerador y enjuágalo correctamente.
  • No consumas productos caducados.
  • Lava frutas y verduras con abundante agua debajo del chorro del grifo. Elimina de frutas y verduras los golpes y magulladuras, así como las hojas mustias.
  • Conserva en el frigorífico la carne cruda, pollo, pescados y mariscos en un envase cerrado herméticamente  y no los mezcles con otros alimentos así evitarás la contaminación cruzada
  • No aproveches  los platos para poner los alimentos, es decir donde has puesto algo crudo no pongas nada cocinado.
  • Cocine el pollo, la carne, pescado y huevos convenientemente, no deben estar crudos. En el caso del moluscos u otras conchas no consumas aquellos que después de cocinarlos no se hayan abierto.
  • Ni en invierno ni en verano no dejes los alimentos fuera del frigorífico. Para enfriarlos rápidamente, puedes utilizar el baño maría inverso (con cubitos o agua fría). Si te ha sobrado mucha comida fracciónala y guárdala en varios recipientes, así se enfriará más rápido.
  • No descongeles sobre el fregadero, utiliza el frigorífico. En el caso de utilizar el microondas cocina los alimentos rápidamente depués de haber sido descongelados.

Los microorganismos y metales que más afectan a embarazadas y bebés son:

  • Listeria monocytogenes, es una bacteria. Se encuentra en la carne de pollo, res, pescados, mariscos, productos lácteos listos para consumir que hayan podido contaminarse por manipulación incorrecta, también se puede encontrar en frutas y verduras contaminadas por la tierra y el estiércol.  Debes evitar : Leche, quesos y cualquier otro derivado con leche sin pasteurizar. Mariscos ahumados o refrigerados  a menos que estén cocinados o cocidos. Fiambres y embutidos crudos.
  • Toxoplasma gondii, es un parásito. Se encuentra en la carne de res cruda poco cocida, agua contaminada, frutas y verduras mal lavadas, tierra, polvo y lugares donde se encuentran heces de gatos. Debes evitar comer carnes crudas o poco cocidas, frutas y verduras sin lavar.   Si tiene un gato por mascota, ten especial cuidado que no esté fuera de casa ya que son portadores de parásitos cuando comen pequeños animales o carne cruda infectada, nuestro gato no enfermará pero  nos puede transmitir la enfermedad con sus heces. Por este motivo otra persona deberá cambiar a diario la caja de arena, si debes hacerlo tu, utiliza guantes y lávate las  manos con agua y jabón después de este menester.  No le des carne de res cruda. No compres ni acojas ningún gato mientras estés embarazada
  • Metilmercurio, es un metal.  Se encuentra en determinados pescados de forma natural, se acumula en torrentes de agua y océanos. El mercurio es transformado por bacterias presentes en el agua por metilmercurio que es absorbido por los peces al alimentarse.  Todos los pescados contienen residuos de metilmercurio pero  se acumula más en peces grandes como consecuencia de la cadena trófica. El metilmercurio se acumula en el cuerpo, pasar a tu torrente sanguíneo y de ahí al torrente del bebé.   Es cierto que el metilmercurio se elimina naturalmente aunque no de una forma rápida, por este motivo es posible que lo tengas acumulado antes de quedarte embarazada. Este metal puede dañar el sistema nervioso de tu bebé. Si estás embarazada o amamantando evita comer peces grandes (pez espada, emperador, caballa grande, atún rojo). Consume dos veces por semana camarón, sardina, atún claro en lata, caballa pequeña y otros peces pequeños.

Nota: Consulta a tu médico si tiene preguntas relacionadas sobre estos temas.

¿Te gusta? Comparte en...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone