Enfermedad, trastorno funcional, Colon irritable o espástico y colitis, todos estos nombres han sido utilizados a lo largo de los años para señalar al Síndrome del Intestino Irritable (SII). El SII constituye un conjunto de trastornos crónicos que afectan el funcionamiento del intestino.

“Pese a que se considera que el síndrome del intestino irritable es uno de los desórdenes gastrointestinales más comunes, hablar de su diagnóstico no es en absoluto tarea fácil. De hecho, existe una gran controversia sanitaria en todo lo relacionado con este síndrome, según detalló en 2012 (revista Therap Adv Gastroenterol) el doctor Michael Camilleri, catedrático de Medicina, Farmacología y Fisiología”. (1)

Se expresa mediante dolor, problemas y variaciones en las deposiciones y distensión (hinchazón) en la zona abdominal (exceso de gases).

El SII recidiva, es decir, se manifiesta cíclicamente, sin orden aparente. Provoca diarreas, estreñimiento o la combinación de ambas cosas.

En ocasiones este desorden se puede asociar a:

  • Causas nerviosas –ansiedad o estrés
  • Gastroenteritis (provocada por Salmonella o Campylobacter, o virus)
  • Intolerancias o alergias alimentarias
  • Alteraciones de la microbiota intestinal o sobrecrecimiento bacteriano.
  • Alteraciones hormonales
  • Factores genéticos
  • Hipersensibilidad visceral: respuesta exagerada a estímulos químicos o físicos a nivel del intestino

En el mundo de los especialistas gástricos el SII suscita grandes discrepancias, sus características particulares, la falta de un origen concreto (muchos de sus síntomas aparecen también en otras enfermedades) y la aplicación de diversos tratamientos -en los que no todos los médicos están de acuerdo-  alimentan la polémica.

Para efectuar un diagnóstico lo más acertado posible, los investigadores recomiendan que:

  • Los síntomas tienen que aparecer durante un periodo mínimo de tiempo (12 semanas/año)
  • Descartar viajes, estrés, transgresiones dietéticas
  • La presencia de dolor abdominal pero SIN variaciones en las deposiciones NO puede ser considerarse como síntoma de SII
  • Ver que el paciente NO sufre de dispepsia funcional
  • Confirmar que el enfermo no es celíaco o padece de aerofagia o es intolerante a algunos alimentos: lácteos, cereales, cítricos, café o a la fructuosa
  • Que el afectado no sea diabético o tenga hipo o hipertiroidismo
  • Efectuar siempre una exploración física (examen pélvico y tacto rectal)
  • Hemograma completo
  • Análisis de orina
  • Coprocultivos para ver si hay una infección, etc…
Tubos ensayo SII

Tubos ensayo SII

Tratamiento del SII. Recomendaciones dietéticas

“El objetivo del tratamiento es aliviar los síntomas. No existe un único tratamiento común a todos los pacientes. Una vez descartada una dolencia orgánica, el tratamiento varía según diversos factores: el tipo de síntoma predominante, la frecuencia e intensidad de los síntomas, la preocupación que provocan, la repercusión sobre la calidad de vida y la posible existencia de trastornos psicológicos asociados”. (2)

Se los numeramos:

  1. Evitar alimentos y bebidas como la cafeína, el té o la cola
  2. Comer porciones más pequeñas
  3. Incrementar la fibra en la alimentación
  4. Anticolinérgicos para reducir los efectos de la acetilcolina en el sistema nervioso central.
  5. Aliviar el estreñimiento con fibra alimentaria y coloides hidrófilos
  6. Uso periódico de algunos antibióticos de escasa absorción intestinal: Neomicina y la Rifaximina
  7. Modificar la dieta
  8. Evitar comidas copiosas y consumir alimentos bajos en grasas y ricos en proteínas
  9. Evitar alimentos flatulentos.
  10. Bisacodilo para tratar el estreñimiento y Loperamida para tratar la diarrea
  11. Dosis bajas de antidepresivos tricíclicos para ayudar a aliviar el dolor intestinal, entre otros.

La dieta FODMAP

La dieta baja en FODMAP fue desarrollada en la Universidad de Monash en Melbourne, Australia a finales de 1990 y principios de 2000.

Los FODMAPs (….) son carbohidratos de cadena corta, aparecen fundamentalmente en frutas, hortalizas, legumbres y también en lácteos, se asocian directamente con el SII, es por ello, que la llamada dieta FODMAP ha alcanzado tanta fama: tiene muy pocas de estas sustancias, y por ende, deben mejorar el estado de las personas que padecen SII. (3)

La palabra FODMAP se refiere a Fermentable, Oligosacáridos, Disacáridos,  Monosacáridos y Polioles.

En torno a esta dieta, conocida como la dieta antigases, no hay consenso porque gran parte de los alimentos que se deben evitar forman parte de una alimentación saludable, no existen pruebas concluyentes de su eficacia, y algunos investigadores aseveran que puede afectar la microbiota intestinal.

Otros la recomiendan para períodos de crisis pero insisten en que -tras estos episodios- es necesario volver a la alimentación equilibrada.

Qué dieta es recomendable?

Como los que padecen SII tienen numerosos síntomas y las causas de su aparición son diversas,  podemos hacer algunas recomendaciones generales:

  • Consuma preferiblemente pollo o pescado perfectamente cocidos (poca carne)
  • Incorpore a su dieta frutas, verduras y fibra
  • Puede agregar también probióticos
  • Elimine la comida enlatada, procesada o “basura”
  • Coma balanceado y saludable
  • Beba abundante agua
  • Haga ejercicios para mejorar el funcionamiento del intestino y evitar el estrés

Si tiene alguna sintomatología similar al SII, acuda a su médico de cabecera, al gastroenterólogo o a un dietista-nutricionista.

Alimentación especial FODMAP

Alimentación especial FODMAP

Bibliografía digital

  1.  http://www.consumer.es/
  2.  wikipedia.org
  3. http://bit.ly/1U79HoN

Otras fuentes consultadas 

Imágenes digitales Dominio público

  • Foto destacada: Cuerpo humano. Pixabay.com.
  • Tubos de laboratorio. Pixabay.com.
  • Comida sana. Pixabay.com.
¿Te gusta? Comparte en...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone