El ajo, Allium sativum, es una especie de planta clasificada dentro de la familia de las liliáceas pero que actualmente se ubica en la de las amarilidáceas. Es una especie estéril de amplia variabilidad morfológica y fisiológica y  es altamente probable que sea originaria de Asia occidental. Parece que el término tiene un origen celta y significa “quemar”, en referencia al fuerte olor acre de la planta. (1)

Los sumerios lo utilizaban (3000 a. C.) como remedio contra los parásitos y como antiséptico. Los egipcios también lo utilizaban como un remedio eficaz para el dolor de cabeza y para vigorizar el corazón, alimentaron con ajo a los obreros esclavos constructores de las maravillosas pirámides de Egipto, y lo emplearon como antiséptico en sus momificaciones. (2)

Las plantas de este género eran conocidas tanto por romanos como por griegos. Durante el Imperio Bizantino y ya en el Medioevo, se siguió usando para tratar dolencias disímiles, tales como: úlceras, dolor de oídos y neutralizar algunos venenos.

En el siglo VII la Scuola Medica Salernitana lo incluyó entre los medicamentos más significativos. A partir de ese momento, el ajo fue considerado un factor importante en la para prevención de enfermedades, como ocurrió en el caso de la peste bubónica (peste negra o muerte negra) que azotó a Europa en el siglo XIV. (3)

planta

Flores del Ajo de Oso

 Las bondades del Ajo

Los beneficios del ajo son indudables. Su utilización y eficacia a través de los siglos lo hacen ostentar una excelente reputación. Es considerado un efectivo fluidificante de la sangre, por lo que se usa en pacientes de trombosis, embolias o accidentes vasculares.

El ajo es eficaz cuando se come crudo. Su ingesta diaria (1 a 2 dientes) es suficiente. Se utiliza también macerado y en tintura.

Ayuda a disminuir el colesterol LDL -el denominado malo- además de ser aplicado como antibiótico y antiséptico. Coadyuva a combatir la inmunodepresión e incluso se utiliza para eliminar verrugas, callos y parásitos.

Entre sus bondades cuentan los beneficios que produce a quienes padecen afecciones en las vías respiratorias (gripes, congestiones e incluso asma), es depurativo, ayuda al control nervioso (alto contenido de fósforo y azufre).

Los dos ingredientes principales médicos que producen beneficios para la salud del ajo son sulfuros alicina y dialil. El ajo también contiene vitaminas B y C y es rico en calcio, azufre, zinc, cobre, potasio y ácido fosfórico. (4)

5fc8a76a8bf7ef9c14d496f69d1c69f3a051b99e

Ajo Negro

 A continuación os detallamos algunas de las propiedades del ajo:

Incrementa las defensas del organismo, mejorando nuestra respuesta a virus y bacterias.

  • Es antiinflamatorio.
  • Es anticoagulante, vasodilatador y depurador.
  • En uso tópico, su jugo es un estupendo antiséptico. (Por esta razón, en la cocina cuando la carne de un ave o de un cordero empieza a oler se frota con ajo al ser un magnífico bactericida).
  • Ayuda en la hipertensión protegiendo al mismo tiempo el corazón y las arterias, dándoles mayor flexibilidad y manteniéndolas libres de depósitos de colesterol.
  • Ayuda a incrementar el nivel de insulina, reduciendo así los niveles de azúcar en la sangre.
  • Algunos estudios parecen demostrar que ayuda a incrementar el nivel de serotonina en el cerebro, ayudando a combatir el estrés y la depresión. (5)

 El Ajo en la alimentación

El ajo se emplea en las cocinas de muchas partes del mundo. Su sabor y aroma característicos lo convierten en acompañante e integrante de innumerables platos, y entre ellos, en la cocina Mediterránea. Sus hojas –en forma de brotes tiernos- se incluyen en nuestras recetas y son presentados como si fueran espárragos. Su uso se extiende a la preparación de guisos, salsas, fritos, carnes, pescados y arroces.

El ajo da nombre a conocidísimos platos de nuestra cocina tradicional como la sopa de ajo, el bacalao ajoarriero, el alioli o el conejo al ajillo. Crudo se restriega sobre rebanadas de pan tostado o sobre picatostes. También se macera en aceite de oliva para aliñar ensaladas. (6) Es parte integrante del gazpacho y protagonista esencial en el gazpacho blanco.

 Ideas para comerlo crudo:

“Cortado muy fino y mezclado en ensaladas, con judía verde y patatas al vapor, sobre anchoas o sardinas y un chorrito de aceite de oliva, triturado en el gazpacho …. sobre pimientos asados, champiñones y setas, …. frotado sobre pan tostado, con escalivada, como componente de salsas alioli, pesto …. y sobre todo con lo que a usted más le guste y le apetezca”. (7)

ajo4

Advertencias:

“El  ajo crudo,  es muy fuerte, por lo que comer en exceso puede producir irritación del tracto digestivo También parece que algunas personas son alérgicas al ajo. Los síntomas de la alergia al ajo incluyen erupciones en la piel, temperatura y dolor de cabeza. El ajo puede alterar potencialmente anti-coagulantes, por lo que es mejor evitar antes de la cirugía” (8).

 

Bibliografía digital
 
(1) http://es.wikipedia.org/wiki/Allium_sativum
(2) http://aprendamosunpocodetodoconamerica.blogspot.com.es/2010/04/el-origen-e-historia-del-ajo.html
(3) http://www.regmurcia.com/servlet/s.Sl?sit=c,543,m,2714&r=ReP-20061-DETALLE_REPORTAJESPADRE
(4) http://www.beneficiodelajo.com/
(5) http://www.sabormediterraneo.com/salud/ajo.htm
(6) http://es.wikipedia.org/wiki/Allium_sativum#Uso_gastron.C3.B3mico
(7) http://www.beneficiodelajo.com/
(8) Ibídem
 
Imágenes
 
(1) Foto destacada: www.fairtrasa.com
(2) Flores de Ajo de Oso: decoracionyjardines.com
(3) Ajo Negro: www.granadaempresas.es
(4) Ajos y mortero: www.taringa.net
¿Te gusta? Comparte en...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone