La salud física y la mental están relacionadas, el cuidado de una y otra ha de ser directamente proporcional, esta filosofía de vida nos permitirá disfrutar de una existencia equilibrada, plena y consciente. Y aquí es donde juega un papel significativo el Mindfulness o la Atención o Conciencia Plena.

Qué entendemos por Mindfulness?

Diversas fuentes sitúan los orígenes de esta tradición religiosa y filosófica hace 2500 años, y señalan como a su precursor a Siddhrta Gautama, más conocido como Buda, quien heredó estos conocimientos de sus antecesores e incluso los perfeccionó.

Mindfulness es una cualidad de la mente o más bien la capacidad intrínseca de la mente de estar presente y consciente en un momento determinado, en un momento en que cuerpo y mente se sincronizan totalmente en un instante de realidad presente. Presencia plena y conciencia abierta se conjugan en un momento en nuestra mente/cuerpo/espíritu. Es esa cualidad propia de cualquier ser humano pero que ha sido motivo de estudio principalmente en el paradigma oriental. La experiencia de Mindfulness se devela y se entrena en una disciplina o práctica llamada meditación. (1)

En otras palabras, es una práctica que nos  permite ser conscientes de lo que  experimentamos  y nos ayuda a enfrentar la realidad de forma pragmática y valiente pero a la vez bondadosa hacia el objeto que contemplamos: nosotros mismos.

El profesor estadounidense Jon Kabat-Zinn -fundador y director de la Clínica para Reducción del Estrés y del Centro para la Atención Plena (Mindfulness) en la Medicina, el Cuidado de Salud, y la Sociedad en la Escuela de Medicina de la Universidad de Massachusetts- define el Mindfulness como: “Prestar atención de manera intencional al momento presente, sin juzgar”. (2)

El hecho de tomar conciencia del presente y de entenderlo, nos ayuda a enfrentar los desafíos de la vida, a recuperar el equilibrio, a concentrarnos, ver la causa de nuestros sufrimientos y despejar la mente.

Pixabay.com. CC0 Public Domain

Pixabay.com. CC0 Public Domain

Comer con atención consciente

Sabemos que la Obesidad es una enfermedad crónica y multifactorial, que es el quinto factor culpable de los fallecimientos en el mundo, afecta en mayor medida a las sociedades occidentales y abre una puerta hacia dolencias crónicas como: las cardiovasculares, la diabetes, el ictus, las apneas e incluso algunos tipos de cáncer.

En ocasiones las personas ingieren alimentos de forma descontrolada debido a que padecen episodios de ansiedad, depresión, problemas de autoestima, sensación de soledad, falta de control, y viceversa, pues algunos estudios indican que la presencia de estas sintomatologías lleva a la persona a comer en demasía. A lo anterior debemos agregar los trastornos alimentarios tales como la bulimia y la anorexia.

Pues para sanear nuestro cuerpo, controlarlo y cambiar es necesario hacer lo mismo con la mente, es decir educarla para “reconectar” el cerebro, y una manera de lograrlo es a través de la meditación, la contemplación y la concentración, aquí comienza la “conexión” Mindfulness y Obesidad.

Cuando aplicamos el Mindfulness a todo lo relacionado con el control de peso, lo denominamos Mindful Eating o Alimentación Consciente y no es más que poner atención a el tipo de alimentos que consumimos, la forma en que lo hacemos, la cantidad que necesitamos y al por qué comemos.

Esta práctica brinda al paciente respuestas desde su interior sin que se sienta culpable o se juzgue, lo ayuda a modificar la forma de comer, concentrarse en ese acto, disfrutar del sabor, olor, textura, temperatura y ser capaz de dejar a un lado la prisa y el estrés que imponen la modernidad..

El Mindful Eating es determinante para diferenciar el hambre verdadera del hambre originada por las sintomatologías que mencionamos anteriormente (estrés, tristeza, falta de autoestima, depresión, etc) y que en ocasiones es definida como: emocional.

Esta herramienta puede provocar cambios positivos y permanentes en las personas obesas si la utilizan de manera regular.

Pixabay.com. CC0 Public Domain

Pixabay.com. CC0 Public Domain

Recomendaciones para comer conscientemente

  • Sirve tu comida en platos pequeños
  • Mastica lentamente
  • Opta por alimentos cultivados de manera ecológica y sustentable
  • Disfruta de los alimentos involucrando tus sentidos
  • Haz las cinco comidas recomendadas, pasar muchas horas sin ingerir alimentos te impulsa a comer más
  • Basa tu alimentación en los vegetales
  • Elimina la llamada “comida basura” de tu dieta
  • Haz pausas entre un bocado y otro, ayuda a una buena digestión (3)

Os recomendamos que miréis programas diseñados por Kabat Zinn para aprender la práctica de Mindfulness. A lo largo de 8 semanas la persona aprende a desarrollar nuevas estrategias que le permiten afrontar su estrés y las emociones que le genera de una manera más saludable y amable con ella misma.

Los programas basados en Mindfulness se utilizan con éxito creciente en diversos ámbitos pero es especialmente en la salud donde encontramos los mayores beneficios.

Podéis encontrar interesantes cursos sobre el tema en:  http://www.espaipsikos.com/?p=550 y también en www.espaipsikos.com (control +clic para ir al vínculo)

Aplicar el Mindfulness a la alimentación y al control de peso nos permitirá contar con los conocimientos necesarios para iniciar un camino que nos llevará a mantener un peso sano, manejar y conocer nuestras elecciones alimentarias, enfrentar la ansiedad, la depresión, la falta de ánimo y el estrés.

Nos convertimos en nuestros propios guías y actores conscientes de un cambio que emana desde la profundidad de nuestro ser..

Pixabay.com. CC0 Public Domain

Pixabay.com. CC0 Public Domain

Bibliografía digital

  1. http://www.institutomindfulness.cl
  2. http://www.mindfulness-salud.org
  3. http://www.vivesanamente.com

Otras fuentes consultadas

Imágenes digitales

Foto destacada: Pixabay.com. CC0 Public Domain

  • Buda: ibídem
  • Flor: ibídem
  • Vela: ibídem

¿Te gusta? Comparte en...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone