Se acercan las vacaciones y todos estamos esperando ese espacio de relax que tanto nos merecemos. Queremos despreocuparnos de todo pero, nos da miedo recuperar el peso perdido después del esfuerzo que hemos realizado para conseguir bajar esos quilos tan insidiosos.

Ciertamente es saludable relajarnos y descansar y la alimentación, no puede ni debe ser una preocupación para nosotros. El acto de comer debería ser biológicamente espontáneo pero la realidad es que existen muchos factores que lo condicionan, aún así, es totalmente compatible estar de vacaciones y comer saludablemente sin aumentar de peso.

En ocasiones durante las vacaciones, alejados de las rutinas diarias, dejamos de hacer ejercicio regular y nuestra dieta no está tan programada, por ello aumentar entre 1 o 2 quilos es totalmente normal y no debe preocuparnos. Esto no quiere decir que vayamos a descuidarnos, pero sí es momento de descansar, de cambiar de actividades, relajarnos y aportar flexibilidad a los horarios, actividades, horas de sueño…..

En este post, os queremos hacer algunas reflexiones y daros algunos consejos sobre cómo mantener el peso, durante y a la vuelta de las vacaciones, habiendo disfrutado del tiempo libre, la comida y la diversión.

  • No debes pensar que ha llegado el momento para desmelenarse. Esto  te llevará a comer todo lo que no te conviene, ya no estoy hablando de alimentos que tienen calorías, sinó que me refiero a alimentos que son poco saludables. Adopta una actitud positiva y de respeto hacia tu cuerpo, no te olvides que sin su colaboración muchas de las actividades que te parecen insignificantes no podrías hacerlas, por ello se merece todo tu respeto y admiración, ya seas delgado o tengas algunos quilos de más, alto o bajo.
  • Al levantarte no olvides tomar entre uno y dos vasos de agua
  • El desayuno es el mejor momento, para tomar fruta fresca y hortalizas. Puedes hacerte un rico batido.
  • Para comer:
    • primer plato, aprovecha para tomar alimentos que aporten hidratación y refresquen tu cuerpo. La combinación de ensaladas y  frutas son la mejor opción. Hay platos riquísimos que podemos pedir cuando vamos a comer a algún restaurante. No te olvides de los gazpachos y sopas frías que son una buena opción.
    • segundo plato, opta por tomar alguna variedad de pescado que te guste, siempre que no sea frito.
    • postre puedes tomar un café con hielo, o cualquier infusión o té frio
  • Si te apetece durante la comida tomar alguna bebida alcohólica, escoge un poco de cava brut nature, este cava, contiene solo entre 0-3 gr por litro de azúcares añadidos.
  • A media tarde y UNA VEZ POR SEMANA, déjate querer por algún helado pequeño, escoge preferentemente helados de frutas. También puedes optar por algún granizado de limón, de té o de café. Si tienes tentación de tomar una horchata, escoge el vaso más pequeño, la horchata es un alimento muy saludable pero calórico, un vaso (200 ml) te proporciona 168 kcal. Actualmente hay horchata sin azúcar y esta sería una buena opción ya que sus calorías descienden hasta las 120-130 kcal (200 ml).
  • Para cenar:
    • primer plato, cremas frías de hortalizas (calabacín, calabaza, zanahoria, nabo,etc)
    • segundo plato, huevos en todas sus variedades (duros, en tortilla, revoltillo…, excepto fritos). Si eres amante de los ibéricos puedes tomar un par de crakers o tostadas con unas lonchitas de jamón ibérico.
    • postre, puedes tomar un rooibos con cáscara de limón
Pixabay

Pixabay

Estrategias para comer en los buffets libres

Se dice que comemos por los ojos, y en el caso de los buffets esta afirmación es de lo más acertada. La gran variedad de alimentos que vemos se nos presentan la mayoría muy apetitosos. Con el fin de no perder el control de nuestra ingesta, deberemos seguir unos pasos que nos pueden ayudar.

pixabay

pixabay

  1. Empieza por dar una vuelta, mirar y luego elegir mentalmente lo que vas a comer, recuerda que debes componer los platos (un primero,  un segundo y un postre).
  2. Sigue la norma de un primero de verduras y hortalizas y un segundo plato de proteína que puedes acompañar de hidratos de carbono (pasta, arroz, legumbre o patata), no más de 1/4 del plato. En el caso del postre, elige solo uno y sírvete una ración pequeña.
  3. La medida del plato influye en la cantidad de calorías que ingerimos, por este motivo si prefieres comer de segundo plato patata, pasta, arroz o legumbre,   elige un plato de postre o en su defecto un plato hondo que solo llenarás hasta el rodal.
  4. No comas deprisa, recuerda que tu cerebro necesita alrededor de 20 minutos para saber que está lleno.
  5. Come y bebe conscientemente, eso implica que debes prestar atención a la composición del plato y a las raciones que te sirves. Recuerda la frase de Mark Twain “El hombre es el único animal que come sin tener hambre, que bebe sin tener sed, y que habla sin tener nada que decir”
  6. No te dejes llevar por la tentación de repetir, lo que hagas hoy va a perdurar mañana, aproximadamente 1 año, como lo demuestran algunos estudios. Levántate de la mesa sin haber rebasado tu límite.

En cuanto se acaben las vacaciones debes volver a tus rutinas, poco a poco el peso se irá normalizando.

!Felices y saludables vacaciones!

Pixabay

Pixabay

¿Te gusta? Comparte en...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone