Comer emocional

Adios al comer emocional

En numerosas ocasiones, detrás de un aumento de peso o de la obesidad, existen otros aspectos no tan visibles pero que deben tenerse en cuenta: LAS EMOCIONES.

Desde que nacemos el acto de comer está presente. Es un acto de supervivencia, cultural y social. Según la Dra. Mónica Katz “Es una herramienta imprescindible al servicio de la regulación del placer y el estrés”..

Ya desde la lactancia aprendemos hábitos y actitudes frente a la comida, que conformaran nuestra personalidad alimentaria. Nuestros padres, abuelos y nuestro entorno nos enseña que es bueno para nosotros, de ahí que es muy importante la educación en el seno familiar. No podemos pretender que nuestros hijos coman saludablemente si lo que predomina en nuestra mesa son alimentos superfluos.

La alimentación y las emociones se afectan mutuamente en un camino de  doble sentido. Una alimentación deficiente alterará las funciones cerebrales por un déficit nutricional, que a su vez afectará a los estados emocionales y a la inversa

 

El comer emocional 1 El comer emocional 2

En función de nuestro estado de ánimo elegiremos los alimentos que comemos y regularemos la cantidad que ingerimos restriccionando o en ocasiones consumiendo en exceso.

El estrés, el aburrimiento y la tristeza puede forzarnos a comer compulsivamente o a reducir nuestras ganas de comer.

Por medio de la comida se intentan satisfacer nuestros sentimientos, emociones o sensaciones llevándonos a un aumento de peso o en otras ocasiones a pérdidas excesivas. No es lo mismo tener hambre que tener HAMBRE EMOCIONAL.

Como reconocer el HAMBRE EMOCIONAL?

  • ARREBATO REPENTINO
  • DIRIGIDO HACIA UN ALIMENTO CONCRETO
  • NO PUEDE ESPERAR
  • SIGUES COMIENDO SIN HAMBRE
  • SENSACIÓN DE CULPA TRAS HABER COMIDO

Una dieta adaptada a tus necesidades junto con el coaching dietético te ayudará a no reaccionar de forma automática delante de tus emociones y aumentar tu capacidad reflexiva. Poco a poco percibirás como recuperas el timón de tu barco y perderás peso de forma natural.

¿Te gusta? Comparte en...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone