La temática de las dietas, los cánones de belleza, la aceptación y su relación con la felicidad son ampliamente discutidas en círculos científicos y sociales, entre otros. Lo cierto es que, en muchas ocasiones, la pérdida de peso conlleva a ciertos desequilibrios.

Algunos expertos indican que las insatisfacciones aparecen –fundamentalmente- cuando se está convencido/a de que, librarse de esos quilos de más, garantizará una aceptación social inmediata o proporcionará la aparición de la pareja ideal.

En lo que sí casi todos los estudiosos coinciden es que la fórmula ideal para mantener un peso y salud mental adecuados radica en: mantener una ALIMENTACIÓN SANA Y EQUILIBRADA. Este post lo dedicamos a este difícil tema y en él intentaremos reflejar algunas opiniones.

“Convertir el peso en una cuestión vital es ridículo, y además nos despoja de la posibilidad de ser felices con nosotras mismas”, afirma la escritora española  Elísabet Benavent, autora de Saga Valeria, Universo Silvia, Trilogía Mi Elección.

Los investigadores insisten en que, cuidar nuestro cuerpo es muy importante pero recuerdan que detrás de dietas, tratamientos, “productos milagrosos”, asesores y gimnasios se mueven miles de millones de dólares, sin contar todo el dinero que circula en el mundo de la moda.

Una pesquisa realizada dentro del Estudio Inglés Longitudinal de Envejecimiento (ELSA, por sus siglas en inglés), que analizaba la salud, la situación económica y la calidad de vida, en la población inglesa de más de 50 años reflejó que en la muestra de personas que tenían sobrepeso y obesidad, y que perdieron al menos un 5% de su masa corporal, se observaron peores resultados psicológicos, que en aquellos que se mantuvieron en su peso. (1)

Los investigadores de ELSA advierten que, no obstante, es muy difícil hacer una relación causa y efecto con este tipo de datos, y que pueden intervenir otras variables, como por ejemplo: si es la pérdida de peso lo que afecta al ánimo de las personas, o es el estado anímico lo que afecta a la pérdida de peso. (2)

“No deseamos desalentar a nadie que trate de bajar de peso, ya que eso tiene tremendos beneficios físicos, pero no se debe esperar que al perder peso, vayan a mejorar de forma instantánea todos los aspectos de la vida”, señaló la autora del estudio, Sarah Jackson (3)

Los expertos indican que no hay nada relacionado entre la pérdida de peso con la depresión o la felicidad. Pero si hay algo en común con respecto a la pérdida de peso y la salud. Ambas están relacionadas con la mente ya que según esté nuestro estado de ánimo nuestro cuerpo reacciona de una forma u otra. (4)

Os recordamos –como siempre- que si os decidís a comenzar un tratamiento para perder peso consultad siempre a un especialista, con el propósito de evitar trastornos psicológicos o físicos. 

Formas corporales

Formas corporales de obesidad

 La dieta tiene que adecuarse al nivel de gasto de energía 

El estudio  “La dieta equilibrada, prudente o saludable”, de la Comunidad de Madrid, explica cómo se pueden calcular las necesidades de energía de un individuo. Hay que obtener la denominada ‘tasa metabólica en reposo’. Se parte del sexo, edad y peso y se usan las ecuaciones propuestas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) o la fórmula de Harris-Benedict. (5)

“La ecuación de Harris-Benedict es una ecuación empírica para estimar el metabolismo basal de una persona en función de su peso corporal, estatura y edad, y es utilizado en conjunto con factores de actividad física, para calcular la recomendación de consumo diario de calorías para un individuo”. (6)

Partiendo de estas premisas, la siguiente es una dieta modelo para una persona con unas necesidades energéticas de entre 1.700 Kcal. Y 3.000 Kcal.:

  • Entre 6 y 10 raciones al día de cereales, derivados, patatas y legumbres.
  • Entre 2 y 4 raciones al día de frutas y zumos de frutas.
  • Entre 3 y 5 raciones de verduras y hortalizas al día.
  • Entre 2 y 3 raciones al día de leche y productos lácteos.
  • Entre 1 y 2 raciones al día de carnes, pescados y huevos.
  • Conviene consumir los aceites y las grasas con moderación, intentando no pasar de los 80 g/día. (6)
Centrímetros y alimentación

Centrímetros y alimentación

Entonces… cómo debemos perder peso?

Nuestra primera recomendación, y que mencionamos al inicio del post es: tener una alimentación sana y equilibrada, la segunda, realizar ejercicios físicos o al menos caminar  a diario, es importante romper con el sedentarismo.

Algunos consejos:

  • Incorpora más frutas y verduras a tu dieta. La manzana es saciante por excelencia, recuérdalo!
  • Regula la ingesta de pan blanco y pasta
  • Bebe mucha agua o té (preferiblemente sin azúcar y no en medio de las comidas)
  • No te saltes las comidas, planifícate
  • Elimina el consumo de dulces y bollería industrial
  • Realiza ejercicios o camina durante 30 minutos al día (7)
    Zumos saludables

    Zumos saludables

    Bibliografía digital

    1. http://smoda.elpais.com/
    1. ibídem
    1. ibídem
    1. ibídem
    1. http://www.ahorasaludybienestar.es/
    1. http://es.wikipedia.org/
    1.  http://salud.practicopedia.lainformacion.com/
    1.  http://www.elconfidencial.com/

    Imágenes digitales

    1. Foto destacada: mensagens.culturamix.com
    1. Cuerpo de manzana o pera: noticias24carabobo.com
    1. Tenedor y centímetro: www.detusalud.com
    1. Zumos depurativos: dietas.guiafitness.com
¿Te gusta? Comparte en...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone